Los puertos españoles, gran ejemplo en el despliegue del GNL

Etiquetas: , , , , , ,

FacebookTwitterGoogle+LinkedInEmailPrint

España cuenta con una posición privilegiada para desarrollar el mercado del GNL. Tiene una posición geoestratégica, ya que se encuentra en el cruce de las rutas transoceánicas más importantes, y además, es nexo de unión entre el Mediterráneo, norte de África y Atlántico. Y no sólo eso, también dispone de la infraestructura necesaria, con plantas de regasificación operativas que representan el 40% de la capacidad de almacenamiento de toda Europa y el 5,35% del mundo, y con una dilatada experiencia en los 50 últimos años en logística de este combustible. Por todo ello, España es un país con amplia referencia en el ámbito del GNL.

Los puertos españoles, gran ejemplo en el despliegue del GNL

Sabías qué…

El gas natural licuado llegó a España por primera vez hace 50 años a una planta en Barcelona y ahora afronta su utilización regular como combustible marino alternativo al fuel.

Suministro de GNL a barcos

Como ventaja, cualquier terminal del sistema portuario español puede suministrar GNL a barcos a través de cisternas (Truck to Ship) o contenedores (Container to Ship). Éstas son dos modalidades para el suministro o carga de GNL en embarcaciones.

Actualmente, solo los puertos de Bilbao y Barcelona pueden suministrar GNL a barco de cuatro formas distintas: las dos señaladas arriba y otras dos que son barcazas (Ship to Ship) y terminales de regasificación (Pipe to Ship). Así mismo, cabe destacar que el primer suministro desde barcaza en España se efectuó en enero de 2018 en Bilbao a través del barco Oizmendi.

Aumento de barcos propulsados con GNL

Hoy en día existen más de 150 barcos en el mundo que funcionan con gas natural como combustible y una cartera de pedidos de 125 nuevos hasta 2025. La flota mundial propulsada por GNL aumenta a un ritmo de entre un 15-25% anual. De ahí que si continúa en la misma línea, en 2025 podría haber fácilmente entre 300 y 600 buques. Y por si fuera poco, se estima que en 2035 el 22% del consumo total de bunkering sea de GNL.

Precisamente el uso de GNL en el transporte marítimo permite una reducción del 20-30% de las emisiones de CO2 respecto a los combustibles tradicionales, reduce aproximadamente en un 80% los óxidos de nitrógeno y elimina totalmente las emisiones de óxidos de azufre y partículas. Además, el GNL se adapta a la nueva normativa medioambiental que establece que a partir de 2020 el límite de contenido de azufre en el combustible de uso marítimo será de 0,5%, de acuerdo con la Organización Marítima Internacional (OMI) y la directiva europea 2016/802.

¿Qué es el GNL?

Es un combustible producto de la licuefacción del gas natural. Tras eliminar las impurezas, se refrigera hasta una temperatura de -162ºC. Su principal componente, el metano, se licúa a presión atmosférica. Se obtiene un producto inodoro, incoloro, no tóxico, con una densidad de 450 kg/m3 que reduce el volumen del gas 600 veces y que sólo se quema si entra en contacto con el aire en concentraciones del 5-15%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *