GNL para cumplir la normativa IMO 2020

Etiquetas: , , , , , , ,

FacebookTwitterGoogle+LinkedInEmailPrint

A escasos meses de la entrada en vigor de la normativa IMO 2020, el 1 de enero de 2020, algunas operadoras tienen establecido su plan de acción y otras aún lo tienen por establecer. Pero, antes de nada conviene aclarar qué es exactamente la normativa IMO 2020. Es la nueva regulación que obliga a los barcos a emplear fueloil con un contenido máximo de azufre de 0,5% frente al actual 3,5%, con la intención de reducir las emisiones de óxido de azufre, sustancia que favorece la contaminación ambiental y la destrucción de la capa de ozono.

GNL para cumplir la normativa IMO 2020

Este nuevo límite impuesto en el contenido de azufre plantea oportunidades y retos para la adopción global del GNL como combustible marino. Se trata de una medida ecológica, y lo que pretende es lograr beneficios para la salud humana y el medio ambiente en todo el mundo, así como la mejora de la calidad del aire.

Y, ¿cómo pueden las navieras cumplir con esta norma? Para llevar a cabo esta medida, el grupo CMA CGM propone tres posibles soluciones para cumplir con la reducción del azufre. La primera, buques propulsados por gas natural licuado (GNL); la segunda, uso de sistemas de calidad del aire (depuradores) a bordo de los buques y, por último, uso de combustibles adaptados a la nueva normativa.

 Gran oportunidad para incrementar el consumo de GNL

La demanda de GNL como fuente convencional de energía en la industria de transporte marítimo continuará en crecimiento debido a las grandes ventajas tecnológicas que permiten cumplir las normas en cuanto a los límites en emisiones de azufre y gases de efecto invernadero. Una oportunidad para que las navieras utilicen combustibles más limpios y, de esta manera cumplir la norma IMO 2020.

Y es que a pesar de que otras tecnologías puedan utilizarse para cumplir con la nueva normativa, el GNL es la que puede satisfacer los requerimientos respecto a los tipos de emisiones como el azufre, óxidos de nitrógeno, dióxido de carbono y partículas de materia. Además, no requiere ninguna instalación de procesos adicionales en las embarcaciones.

A tener en cuenta también que el GNL es un combustible que se adapta a las condiciones futuras y reduce en un 50% el ruido. Y otro punto a favor: España tiene grandes ventajas competitivas en infraestructuras y plantas de regasificación como Bahía de Bizkaia Gas (BBG).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *