Gasoleras o gasineras, ¿qué son?

Etiquetas: , , , , , , , , ,

FacebookTwitterLinkedInEmailPrint

Las gasolineras de gas son popularmente conocidas como gasineras, gasoleras o estaciones de gas natural vehicular (GNV). Actualmente, España cuenta con 81 gasineras en servicio, aunque se prevé que poco a poco vaya aumentando el número de estaciones de servicio de gas natural vehicular.

Gasoleras o gasineras, ¿qué son?

Según datos de Gasnam, Naturgy es la compañía con mayor número de estaciones de gas operativas. El segundo lugar lo ocupa HAM. De momento, hay mayor presencia de gasineras exclusivas de GNC, aunque  cada vez son más las que ofrecen tanto GNC como GNL.

Revolución en el mundo del transporte

En ellas se vende combustible en forma de gas: gas natural comprimido (GNC) y gas natural licuado (GNL). El gas natural comprimido (GNC) está almacenado a una temperatura ambiente de altas presiones (200-500 bar). Su autonomía es más ajustada que el GNL, por lo que se utiliza para recorridos urbanos o trayectos más reducidos.

Por su parte, el gas natural licuado (GNL) pasa por un proceso de licuefacción a través del cual se almacena en temperaturas de hasta -161 °C. Así, su volumen se reduce unas 600 veces, lo que facilita su proceso de almacenamiento, transporte y comercialización. Además, cuenta con una gran autonomía (800-1500 kilómetros), lo que explica su uso en recorridos de larga distancia.

El gas natural vehicular es una alternativa a los combustibles tradicionales, pero más sostenible, eficiente, ecológico y con grandes ventajas a nivel medioambiental (menor contaminación acústica, reducción de emisiones…) y a nivel económico.

Ventajas del gas natural vehicular

Desde el punto de vista medioambiental, el gas natural vehicular permite mejorar la calidad del aire de nuestras ciudades, reduciendo en más de un 85% las emisiones de óxidos de nitrógeno, en prácticamente el 100% las partículas en suspensión y en 20% las emisiones de CO2. Y desde el aspecto económico, el gas natural vehicular es un combustible competitivo que permite ahorros entre el 25-50% respecto al gasoil y gasolina.

Asimismo, los vehículos de gas natural vehicular son adecuados tanto para conducción urbana, interurbana o larga distancia, son seguros y cuentan con la misma potencia que otros motores de combustión. Además, pueden circular en escenarios de alta contaminación, ya que cuentan con la tarjeta ECO de la DGT. Esto supone una ventaja importante de acceso a grandes ciudades ante restricciones de tráfico.

Por todas estas ventajas se puede afirmar que el gas natural vehicular, tanto en su forma comprimida (GNC) como en su forma líquida (GNL) se posiciona como una óptima alternativa de movilidad que resuelve con éxito los hándicaps económicos, medioambientales y acústicos de los combustibles convencionales (gasóleo y gasolina).

Además, la utilización tanto de gas natural comprimido (GNC) como gas natural licuado (GNL) en el transporte es un paso esencial para ir poco a poco avanzando en la transición energética que permita alcanzar en 2050 una movilidad neutra en emisiones de CO2.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *