Estados Unidos, preparado para exportar GNL

Etiquetas: , , ,

FacebookTwitterGoogle+LinkedInEmailPrint

Estados Unidos es ya el mayor productor de hidrocarburos del mundo (la suma de la producción conjunta de petróleo y gas), tras superar a Rusia. Y lo es, sobre todo, gracias a la obtención de shale gas, gas de esquisto o pizarra, que extrae en grandes cantidades y que ya le permite tener satisfechas al 90% sus necesidades energéticas.

Estados Unidos, preparado para exportar GNL

Además de asegurar su propio consumo, el gigante norteamericano se encuentra en la rampa de salida para convertirse en el gran suministrador de gas natural licuado (GNL) de todo el mundo.

Según muchos analistas, Estados Unidos ofrece una gran ventaja sobre los tradicionales mercados gasistas: su estabilidad. Es un mercado seguro, que no está al albur de situaciones comprometidas, como sucede actualmente con el entorno ruso, sacudido por el conflicto con Ucrania, o todo lo que gira alrededor de la crisis en Oriente Medio.

Estados Unidos, además del pujante mercado asiático,  también tiene sus ojos puestos en el mercado europeo, en el que numerosos países que hasta ahora dependían exclusivamente del gas que llega a través de gasoductos están diversificando su suministro poniendo en marcha instalaciones para la recepción de GNL.

Plantas de licuefacción

Los norteamericanos llevan tiempo preparándose ante estas expectativas. Así, en Louisiana, Cheniere Energy tiene todo dispuesto para que en enero de 2016 salga de su macroplanta de Sabine Pass, próxima al Golfo de México, su primer pedido de GNL.

También en el mismo Estado norteamericano se encuentra la planta Cameron LNG, en funcionamiento desde 2009 pero en pleno proceso de ampliación para poder implicarse de lleno en la exportación de GNL. Y existen al menos otros tres proyectos más de construcción de plantas similares, además de otras dos docenas pendientes de aprobación.

Europa espera esa nueva fuente de suministro de GNL para no depender tanto de los gasoductos que trasladan el gas de Rusia; y, dentro de Europa, España se perfila como uno de sus principales receptores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *