Cruzar Europa a bordo de un camión a gas natural ya es posible

Etiquetas: , , ,

FacebookTwitterGoogle+LinkedInEmailPrint

El uso de gas natural está llamado a revolucionar el mundo del transporte. Su uso como combustible se está extendiendo, tanto en el transporte marítimo como terrestre, gracias a sus beneficios económicos y medioambientales. Un ejemplo de ello es la empresa de transportes Transordizia, que se ha convertido recientemente en la primera compañía que cruza Europa, desde a Madrid con Hamburgo, con un camión propulsado con gas natural licuado (GNL).

gas natural vehicular transordizia

Un reto que empezó a labrarse en 2013, cuando la empresa de Irun (Gipuzkoa) apostó por el GNL como combustible adquiriendo un camión Iveco 330 GNL. Transordizia realizó diversas pruebas en rutas por la Península Ibérica, pero la falta de autonomía impedía hacer transportes internacionales. A principios de este año se añadió un nuevo tanque al camión, con lo que su autonomía llegó hasta los 1.300 kilómetros, lo que le permitía cruzar gran parte de Europa.

Este es el primer paso de esta compañía que, con la colaboración del Ente Vasco de la Energía (EVE), prevé adquirir progresivamente una flota de vehículos propulsados en su totalidad por gas natural vehicular (GNV).

GNV como combustible

En 2014 el transporte fue el responsable del 25% del total de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en la Unión Europea, según señala el informe “Signals 2016 – Towards green and smart mobility” publicado por la Agencia Europea del Medio Ambiente. En este sentido, la UE se ha puesto como objetivo para 2050 reducir las emisiones GEI procedentes de este sector (exceptuando el transporte marítimo internacional) en un 60% en comparación con los niveles de 1990.

En este camino hacia la descarbonación (impulsado además por el acuerdo de la COP21), el gas natural juega un papel fundamental en la hoja de ruta de la Unión Europea, ya que su uso disminuye la emisión de gases de efecto invernadero en un 20%. Además, reduce las emisiones de óxidos de nitrógeno en un 80%, y en casi su totalidad las partículas sólidas y el azufre, elementos que contaminan el aire de las ciudades y afectan seriamente a la salud.

En el caso de España, según la Asociación Española del Gas (Sedigas) un incremento en la penetración del gas natural en tres puntos porcentuales en el sector transporte para 2030 en España, supondría la reducción de las emisiones de efecto invernadero en un 1% y las emisiones de óxidos de nitrógeno en un 2%. Todo ello sin ningún coste adicional para los consumidores.

Un 40% más barato que el diésel

Además de los beneficios medioambientales, el uso de gas natural en el transporte también ofrece ventajas económicas, ya que actualmente es un 40% más económico que el diésel. Esto hace que la inversión que supone la conversión de un vehículo a gas natural se recupere en muy poco tiempo (de 12 a 18 meses para vehículos particulares). Además, al tratarse de un sistema de combustión más limpio, se reducen los gastos de mantenimiento.

El hito de la empresa vasca vuelve a poner de relieve la importancia del gas natural en la consecución de un futuro enérgico más sostenible y seguro, en el que jugarán un papel fundamental las plantas de regasificación como Bahía Bizkaia Gas (BBG), que continúa consolidando su posición estratégica en el sistema gasista vasco, español y europeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *