Beneficios del hidrógeno y el gas natural en el transporte

Etiquetas: , , , ,

FacebookTwitterGoogle+LinkedInEmailPrint

El uso del gas natural en el transporte ayuda a mejorar la calidad del aire en las ciudades llegando a reducir hasta niveles casi nulos las emisiones contaminantes que afectan a la salud: reduce las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) en un 85%, y en un 96% las emisiones de partículas sólidas PM. Además, supone la eliminación total de las emisiones de azufre (SO2), una reducción de monóxido de carbono (CO) y de CO2 en un 25%, ayudando a atenuar el efecto invernadero.

Beneficios del hidrógeno y el gas natural en el transporte

Lo mismo le ocurre al hidrógeno. En su combustión, no genera sustancias contaminantes, sólo vapor de agua. Por ello, no crea problemas de emisión de gases de efecto invernadero, lo que hace que sea un combustible interesante como sustituto de los combustibles fósiles. Este hecho hace que el hidrógeno se posicione como un vector energético primordial para reducir las emisiones de CO2 de acuerdo con los objetivos del Acuerdo de París, según el cual el objetivo de la Unión Europea para el año 2030 es minimizar el total de sus emisiones en un 40% respecto a 1990.

En este sentido, tanto el gas natural como el hidrógeno ofrecen importantes ventajas. Por ejemplo, el hidrógeno puede transformarse en diferentes formas de energía como electricidad, gas sintético y calor. Por su parte, el gas natural también juega un papel esencial puesto que es la energía tradicional con menos emisiones y la mejor aliada de las renovables cuando éstas no están disponibles.

Asimismo, el gas natural es uno de los combustibles alternativos más limpios disponibles en la actualidad. Y es que la propia composición del gas natural genera 2 veces menos emisiones de NOx que el carbón y 2,5 veces menos que el fuel-oil. También se caracteriza por la ausencia de cualquier tipo de impurezas o residuos, lo que descarta cualquier emisión de partículas sólidas.

Gracias a sus dos variantes en GNC o GNL, el gas natural satisface la demanda de los diferentes tipos de transporte, que van desde turismos, servicios públicos, camiones de distribución, camiones pesados de larga distancia, sin olvidar el transporte marítimo y ferroviario. En definitiva, el uso del gas natural tanto en el transporte por carretera como marítimo es un combustible de gran potencial.

Proyecto CORE LNGas hive

Y hablando de transporte, el proyecto CORE LNGas hive nació con el objetivo de apostar por la eficiencia energética y la sostenibilidad en el sector transporte, sobre todo marítimo, a través del impulso del GNL y de incrementar la visibilidad europea del sector Ibérico del GNL. Precisamente, el impulso que aporta este proyecto ayudará a que España se convierta en un referente europeo en la utilización de GNL; se consiga un transporte marítimo más eficiente y respetuoso con la calidad del aire, y que se beneficie de su posición geográfica estratégica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *