BBG implanta un programa de lubricación de clase mundial RCT

Etiquetas: ,

FacebookTwitterGoogle+LinkedInEmailPrint

En Bahía de Bizkaia Gas, convencidos de la necesidad de cambiar y mejorar nuestro programa de lubricación y engrase dentro de nuestro Plan de Mantenimiento Preventivo-Predictivo, comenzamos a principios del año 2014, con la implantación de un programa de RCT, nivel I, de Tribologia Centrada en Confiabilidad y basada en la norma ISO 18436-4, en cooperación con la empresa especializada Techgnosis (Applitec Optimizing).

Nos marcamos como objetivos:

• Mejorar la seguridad, salud ocupacional y ergonomía en las tareas de lubricación.
• Reducción de aceites de desecho (reducción de residuos).
• Reducción de costes por suministros de aceites nuevos.
• Mejora en la durabilidad de los equipos, reducción de fallos por motivos de lubricación/engrase no adecuados.
• Implementación de nuevas tecnologías y métodos de lubricación.
• Mejora de la confiabilidad de los equipos y maquinaria. Aumentar la disponibilidad de los mismos.

Para conseguirlo planificamos la actividad a desarrollar en 4 fases:

• 1ª fase: Formación y certificación del personal de mantenimiento en RCT. Tribología Centrada en Fiabilidad Nivel I. Certificación según Categoría I de la Norma ISO 18436-4.
• 2ª fase: Auditoría del estado de equipos e instalaciones de planta, prácticas de lubricación, plan de mantenimiento en engrase/lubricación y mejoras a implantar.
• 3ª fase: Implantación de las mejoras recomendadas en el Informe de la Auditoría.
• 4ª fase: Auditoría final de la planta para la obtención de la certificación de la planta en prácticas de lubricación de clase mundial RCT.

1. Formación y certificación del personal de mantenimiento.

Para la formación y posterior obtención del certificado individual contamos con la empresa Applitec, y se planificó dicha formación en base a los siguientes criterios:

• La formación se debería dar “in situ”, en las instalaciones propias de BBG.
• Con la participación de todo el personal técnico de mantenimiento: seis operadores y dos técnicos de mantenimiento.
• La formación era abierta a la participación de personal de otras empresas. De esta forma, la empresa contratista de mantenimiento mecánico formó y certificó a dos mecánicos de su plantilla.
• La duración era de 3 semanas en total, con 57 horas lectivas y 3 horas para la realización del examen correspondiente para la obtención del certificado.
• Temario ajustado a la normativa ISO 18436-4:

1. Estrategias de mantenimiento.
2. Fundamentos y teoría de la lubricación.
3. Selección del lubricante.
4. Aplicación de los principios de lubricación.
5. Almacenamiento y manejo de lubricantes.
6. Control y medición de la contaminación del lubricante.
7. Muestreo de aceite.
8. Monitoreo, diagnóstico y pronóstico de la salud del lubricante y recomendaciones generales de mantenimiento.
9. Análisis y monitoreo de metales de desgaste.
10. Desarrollo y administración de un programa de análisis de aceite.

Además de la obtención del certificado por parte de todos los asistentes, se consiguieron objetivos tan importantes como son la sensibilización del personal hacia nuevas formas y prácticas de lubricación, la mejora de su capacidad profesional, la formación de un grupo de trabajo de tribologos de cara a las siguientes fases y la preparación de un plan de acción.

2. Auditoría del estado de equipos e instalaciones de planta.

De la auditoría del estado de los equipos de planta por técnicos de la empresa auditora Applitec se realizó un informe sobre las acciones de rediseño necesarias a realizar con los siguientes objetivos a conseguir:

• Mejora del control de la contaminación de los lubricantes
• Mejora de las tareas propias de lubricación.
• Mejora del método de análisis de aceites.
• Toma de acciones para mejorar la protección al medio ambiente, a través de la maximización de la vida útil de los lubricantes en servicio.
• Toma de acciones para mejorar la seguridad y ergonomía del personal en las tareas de lubricación y almacenaje.
• Mejorar los propios equipos con la modificación de elementos en algunos casos, y en otros, con la implantación de nuevos elementos, que permitan mejorar la Confiabilidad de los mismos.
• Revisión y ampliación de los procedimientos, instrucciones técnicas y gamas de mantenimiento de lubricación, basados en el programa RCT.
• Optimizar el mantenimiento predictivo en base a condición, es decir, monitoreo conjunto de análisis de aceite, Vibraciones, Ultrasonido y Termografía.
• Consecución de la certificación de la planta en RCT, tras realización de dichas acciones y auditoría final del proceso.

3. Implantación de las mejoras recomendadas.

  • Modificación de equipos:
    • Modificación de puertos de muestreo y tomas de aceite.
    • Cambio de tapones-filtro respirador de carteres de aceite, por otros para partículas y con desecante.
    • Cambio de visores, mirillas y niveles de aceite.
    • Sustitución de filtros por otros de alta eficiencia (99,9%).
    • Sustitución de engrasadores por otros de última generación, con alivio, para evitar el exceso de aplicación de grasa.
    • Cambio de tipos de grasas y de aceites, tras realizar los análisis pertinentes, y los cálculos de cantidad y frecuencia de los mismos.
    • Instalación de nuevos tapones de purga alivio.
  • Adquisición de nuevas pistolas de engrase, una para cada tipo de grasa (evitar mezclas) con dispositivo de medición de cantidad de grasa aplicada.
  • Puesta en servicio del código de colores y etiquetado nuevo basado en el Sistema de Identificación de Lubricantes Poka Yoke en base a colores, formas y códigos alfanuméricos.
  • Instalación de sistemas de engrase centralizados.
  • Uso de bombas de succión para tomas de muestras y frascos de muestreo herméticos, evitando contaminaciones de las muestras.
  • Instalación de sistema de lubricación constante (con jaula de protección)
  • Montaje de cámaras de expansión en tapones-respiradores en equipos con capacidad inferior a 5 litros de aceite.
  • Montaje de mirillas en los drenajes de aceite, con sistema de atrapamiento de partículas.
  • Instalación de conectores rápidos
  • Carros de filtración
  • Útiles aplicación de lubricantes según código Poka Yoke.
  • Creación de una Sala de Lubricación, Zona RCT, para almacenamiento y control de la contaminación de aceites.

 

4. Auditoría final de la planta para la obtención de la certificación de la planta en prácticas de lubricación de clase mundial RCT.

El día 9 de Marzo de 2015, BBG recibió oficialmente por parte de la Empresa Auditora APPLITECHGNOSIS, la certificación RCT (Reliability Centered Tribology) que le acredita como empresa de clase mundial en prácticas de lubricación.

CONCLUSIONES Y PASOS SIGUIENTES POR BBG.

    • La implantación de un sistema de Tribología basado en estándares de Clase Mundial RCT en la Planta de BBG ha supuesto un esfuerzo importante en tiempo (casi dos años) y en medios humanos y materiales.

    • Ha reforzado el equipo humano del departamento de mantenimiento con la motivación, el convencimiento y la involucración de todos sus componentes en dicho programa, su mejora y desarrollo.

    • Se aprecian mejoras significativas en cuanto a consumos de aceites y gestión de residuos, a través de la maximización de la vida útil de los lubricantes en servicio, lo que supone una mejor gestión económica de dichos activos y un mayor cumplimiento por parte de BBG de su compromiso por el respeto del medio ambiente.

    • Es apreciable una mejor gestión del mantenimiento, basado en la condición, mediante el uso y el análisis de un sistema correcto de recogida de muestras y su posterior analítica, que ha permitido una reducción importante de intervenciones de carácter preventivo en equipos, modificando el Plan de Mantenimiento y coordinado con la aplicación del Estudio de Criticidad de Equipos.

    • Ha permitido realizar rediseños de equipos y de sistemas de lubricación de los mismos, mejorando la fiabilidad, el control y la operatividad de dichos equipos.

    • Ha permitido mejorar la seguridad y ergonomía del personal en las tareas de lubricación y almacenaje, eliminando situaciones de riesgo y malas prácticas.

    • Por último, nos ha permitido actualizar la documentación usada en estas tareas con la revisión y ampliación de los procedimientos, instrucciones técnicas y gamas de mantenimiento de lubricación.

    • La creación de un grupo de trabajo de “tribologos”, nos asegura, mediante sus reuniones periódicas, analizar el progreso y resultados del programa implantado, así como continuas mejoras y desarrollo del mismo, con la meta de conseguir la mayor excelencia posible.

    • La puesta en práctica de las recomendaciones de mejora recogidas en el Informe Final.

  • La Re-certificación de la Planta y Zona RCT en un máximo de 2 años para asegurar la sostenibilidad del sistema, obtenida en Marzo del año 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *