Tres asociaciones se unen para solicitar un impulso a los vehículos de gas

Tags: , , ,

FacebookTwitterLinkedInEmailPrint

This content is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

La Asociación Europea de Biogás (EBA), la Asociación de vehículos de Gas Natural y Biogás (NGVA) y la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA) son las tres asociaciones que han unido sus fuerzas para conseguir que la Unión Europea impulse la popularización de los vehículos de gas.

 

 

Estos tres organismos pretenden conseguir una transición exitosa para ser neutral en emisiones para 2050. Así, la progresiva incorporación de materiales renovables contribuirá a la reducción del carbono en el sector del transporte.

Precisamente, el gas natural comprimido (GNC) y el gas natural licuado (GNL) son soluciones tanto para vehículos privados como para el transporte de mercancías por carretera que pueden ayudar a esta transición.

Reducción de emisiones de CO2

Para llevar a cabo la transición energética e incorporar estas energías renovables, los organismos creen que es imprescindible utilizar menos tubos de escape con emisiones de dióxido de carbono.

Para ello, estas tres asociaciones reclaman una estrategia para preservar las infraestructuras, hasta que cubra todo el territorio de la UE. También teniendo en cuenta que pueden beneficiarse del uso de combustibles renovables tanto los nuevos vehículos como los antiguos.

Peticiones de las asociaciones

Estas tres asociaciones de biogás hacen tres peticiones fundamentales a la Unión Europea: expandir la implantación de puntos de repostaje de gas en toda la UE, apoyar al desarrollo del biogás y financiar desde las organizaciones europeas las actividades de I+D relacionadas con el gas natural vehicular (GNV).

Ventajas del gas natural

El gas natural es una alternativa económica para el transporte, además de una solución ecológica, ya que su uso mejora la calidad del aire. Una de las formas más habituales de gas natural en el transporte es el gas natural comprimido (GNC) -combustible alternativo más utilizado en los servicios urbanos-.

Además, los vehículos alimentados por GNL y GNC tienen más autonomía, son seguros y cuentan con la misma potencia que otros motores de combustión. Asimismo, son aptos para todo tipo de movilidad: conducción urbana, interurbana o de larga distancia.

Pero aún cuentan con más ventajas, el GNV como combustible para vehículos ligeros y pesados supone un ahorro de hasta el 30% en coste por kilómetro frente al diésel y del 50% frente a la gasolina. Y por si fuera poco, cuenta con la ventaja de su gran autonomía y es una alternativa real de movilidad sostenible ya que reduce las emisiones de CO2 y elimina la emisión de partículas y óxidos de azufre.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *