Aidanova, el barco de cruceros que navega exclusivamente con gas natural licuado

Tags: , , , , , ,

FacebookTwitterGoogle+LinkedInEmailPrint

This content is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

Aidanova, el crucero con base en Palma que zarpa los sábados a Civitavechia (Roma), y los viernes regresa a Palma desde Barcelona, es el primero que usa Gas Natural Licuado (GNL) tanto al navegar como cuando está amarrado en el puerto. Y por ello, por su carácter pionero y ecológico, ha sido galardonado con el premio Blue Angel (es el primero que lo consigue), por lo que es un claro ejemplo del compromiso de la industria con el medio ambiente.

Aidanova, el barco de cruceros que navega exclusivamente con gas natural licuado

De momento, el Aidanova no puede recargar sus depósitos con GNL en el puerto de Palma, puesto que no cuenta con este servicio, pero lo hace en el Puerto de Barcelona donde pueden reabastecerse con este combustible.

Compromiso con el medio ambiente, sostenibilidad e innovación

La naviera Aida Cruises programa que a finales de 2020 doce de sus catorce barcos podrán utilizar energía renovable. De esta manera, prevén que en 2023 hasta el 94% de los pasajeros viajen en barcos que puedan ser operados con combustibles fósiles más limpios y con bajas emisiones con el objetivo de minimizar su impacto ambiental y aumentar su eficiencia.  Y es que el uso de GNL evita casi en su totalidad las emisiones de partículas y óxidos de azufre, mientras que las emisiones de óxidos de nitrógeno y CO2 se reducen de manera sostenible. En este contexto, la planta de regasificación de Bahía de Bizkaia Gas (BBG) contribuye a esta estrategia que impulsa la utilización de GNL como combustible limpio.

El sector de cruceros ha hecho muchas inversiones, llegándose a convertir en los navíos más modernos y ecológicos. Llevan años invirtiendo en tecnologías como barcos propulsados por GNL, sistemas de lavados de gases de escape que eliminan hasta un 50% de los óxidos de nitrógeno, y hasta un 90% de las partículas en suspensión, y cuentan con la opción de emplear conexión eléctrica de tierra (de esta manera ya no tiene que mantener los motores en puerto). Al implementar todas estas mejoras, un barco de crucero consume un 70% menos de combustible por pasajero  que hace 20 años.

¿Cómo es el Aidanova?

Se construyó en los astilleros Meyer (Papenburg, Alemania), y está en servicio desde diciembre de 2018. Posee una eslora de 337 metros y 42 metros de manga. Tiene a bordo 17 restaurantes, 23 bares, una amplia zona de spa, teatro con visión de 360 grados, parque acuático, minigolf, pared de escala, piscina, etc…También cuenta con medidas de eficiencia energética como iluminación LED, filtros, sistemas de depuración de gases de escape…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *